jueves, 27 de noviembre de 2008

Emite CDDHO recomendación por maltrato de estudiante

Carlos Valis
POR UNA recomendación de la Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos emitida
el 8 de octubre de 2008, la maestra Ana Lilia Becerra Delgado, quien imparte el tercer grado, en
la escuela primaria "Eduardo Vasconcelos", por un caso de maltrato infantil, se le sugirió a la escuela que implemente cursos de capacitación en materia de derechos humanos, para que
ella y el personal escolar tengan pleno conocimiento del contenido y los alcances de lo que dispone la Convención de los Derechos del Niño.
Actualmente se encuentra transcurriendo el término, para que esta escuela acate la disposición y realice talleres cuyo objetivo es instarlos a que conozcan instrumentos internacionales aplicables y la normatividad que regula el respeto a la integridad de los menores, para que logren su desarrollo armónico pleno como seres humanos y pone a su disposición personal capacitado para coadyuvar en este propósito.
Se trata de la recomendación 17/2008, donde se señala dentro del expediente CDDH/002/RCP/(26)/2008 como agraviado al menor de edad Héctor Ariel López Luna y como quejosa a su mamá Adriana Lissette Luna Alarcón. En este documento se hace del conocimiento que el 29 de
enero de 2008, Adriana manifestó que la profesora Ana Lilia, amordazó a su hijo, con una cinta adhesiva conocida como "masking tape", haciendo una forma de cruz sobre su boca.
Como el menor logró quitarse esa cinta , la maestra lo notó y consiguió cinta canela y lo amordazó
de nueva cuenta y procedió a dejarlo sólo en el salón de clases, lo que ocasionó que al sufrir claustrofobia, la piel del niño tomara un color amoratado.
Señala la CDDHO, que en el informe que rindió a la comisión el director de la escuela Mayolo
Calvo Águilar, señaló en este documento que la profesora aceptó haber colocado las cintas en la
boca del menor, bajo el argumento que: "había agotado todas las estrategias para que dicho alumno lograra encausarse a la disciplina y el trabajo, motivo por el cual convocó a una reunión con la autoridad responsable, la quejosa y el presidente del comité de padres de familia.
En esa reunión la profesora ofreció una disculpa, a la reclamante y se determinó cambiar de
grupo al menor y canalizarlo para que recibiera atención sicológica.
Aunado a lo anterior existe una nota de extrañamiento que el propio director de la escuela le hizo a la profesora responsable de haber amordazado al menor.
También obra en el expediente un dictamen sicológico, en el cual se dictamina por parte de la profesional Ita Bico Cruz Pérez, que aunque el maltrato recibido por parte de la profesora, no tendría secuelas de grave impacto sicológico, el menor recibió un trato indigno. La institución
espera que se cumpla la implementación de los cursos talleres de derechos humanos o podría
emitirse una segunda recomendación.
En este caso, la madre de familia, logró ser escuchada por las autoridades, gracias a que se
atrevió a seguir todo el proceso ante las instancias correspondientes.
Muchos casos que no son llevados a la CDDHO, podrían poner en "jaque" a muchos profesores
que aún utilizan métodos violatorios de los derechos fundamentales del niño.